lunes, 22 de junio de 2015

Maria Elena Walsh


Chacarera de los gatos (María Elena Walsh)

Tres morrongos elegantes
de bastón, galera y guantes,
dando muchas volteretas,
prepararon sus maletas.

Miau, miau, miau, miau,
michi, michi, miau.

Toda la ratonería
preguntó con picardía:
–¿Michifuces, dónde van?
–Nos vamos a Tucumán.

Pues les han pasado el dato
que hay concursos para gato
los tres michis allá van
en tranvía a Tucumán.

Con cautela muy gatuna
cruzan la Mate de Luna,
y se tiran de cabeza
al Concurso de Belleza.

Mas como el concurso era
para gato... y chacarera,
los echaron del salón
sin ninguna explicación.

Volvieron poco después,
las galeras al revés,
con abrojos en el pelo
y las colas por el suelo.

Le maullaron la verdad
a toda la vecindad:
–¡Tucumán es feo y triste
porque el gato allá no existe!

Los ratones escucharon
y enseguida se marcharon.
Los ratones allá van,
en tranvía a Tucumán.
Fuente: musica.com

martes, 19 de mayo de 2015

Canción para bañar la luna. María Elena Walsh

Escuchamos la canción

Ahora leemos cantando


Ya la Luna baja en camisón 
a bañarse en un charquito con jabón. 
Ya la Luna baja en tobogán 
revoleando su sombrilla de azafrán. 
Quien la pesque con una cañita de bambú, 
se la lleva a Siu Kiu. 

Ya la luna viene en palanquin 
a robar un crisantemo del jardín 
Ya la luna viene por allí 
su kimono dice no, no y ella sí. 
Quien la pesque con una cañita de bambú, 
se la lleva a Siu Kiu. 

Ya la luna baja muy feliz 
a empolvarse con azucar la nariz 
Ya la luna en puntas de pie 
en una tacita china toma té 
Quien la pesque con una cañita de bambú, 
se la lleva a Siu Kiu. 

Ya la luna vino y le dio tos 
por comer con dos palitos el arroz 
Ya la luna baja desde allá 
y por el charquito-quito nadará 
Quien la pesque con una cañita de bambú, 
se la lleva a Siu Kiu

lunes, 27 de abril de 2015

La familia Polillal

Poesía "La familia Polillal": 

  • Lectura expresiva por las docentes.
  • Lectura silenciosa por los alumnos.
  • Lectura individual y luego grupal.

La familia polillal


La polilla come lana
de la noche a la mañana.
Muerde y come, come y muerde
lana roja, lana verde.

Sentadita en el ropero
con su plato y su babero,
come lana de color
con cuchillo y tenedor.

Sus hijitos comilones
tienen cuna de botones.
Su marido, don Polillo,
balconea en un bolsillo.

De repente se avecina
la señora Naftalina.
Muy oronda la verán,
toda envuelta en celofán.

La familia polillal
la espía por un ojal,
y le apunta con la aguja
a la Naftalina bruja.

Pero don Polillo ordena:
–No la maten, me da pena;
vámonos a otros roperos
a llenarlos de agujeros.

Y se van todos de viaje
con muchísimo equipaje:
las hilachas de una blusa
y un paquete de pelusa.

Escuchar y seguir la letra con la vista.
Memorizar la poesía.
https://www.youtube.com/watch?v=K25EOCl9c9Q